¿Por qué todavía no está arraigado el uso del pago por teléfono móvil?

Los consumidores todavía parecen ser reacios a utilizar el móvil para el pago de transacciones que se suceden del día a día. Transacciones diarias que nosotros enfocaremos en este post al vending, como puede ser comprar cualquier producto de una máquina expendedora.

Pero, ¿por qué? Principalmente el problema que presenta la gente es la inseguridad de este medio de pago.

Aunque desde un punto de vista genérico, esta forma de pago pretende ser una gran ventaja. La principal es el no tener que llevar encima más que el teléfono móvil para realizar una compra; además que de manera “secundaria” genera a la larga un pequeño ahorro, es decir, si tenemos 5 euros en la cartera siempre terminamos gastamos lo que tenemos, pero con este pago tendremos controlado en todo momento cuánto gastamos y evitamos derroches con esa “calderilla” que a veces nos suele sobrar.

El punto interesante viene de la posibilidad de ver nuestro saldo y gestionar nuestra cuenta corriente una vez se realiza el pago. También hay otras cosas como la posibilidad de utilizar adjunto al medio de pago la geolocalización para determinar en qué máquina se ha consumido y beneficiarnos de descuentos en la compra, o incluso la posibilidad de aprovechar el teléfono móvil para gestionar por ahí mismo incidencias o averías con la máquina de la empresa que nos oferta el servicio.

 

Mobile Commerce

Para hacer fuerte este medio, el principal objetivo viene por el de garantizar la protección y fomentar su uso. Pero entonces, ¿cómo va esto en España?

Como dirían en las antiguas notas de primaria, tenemos un N.M. (necesitamos mejorar), el porcentaje de habitantes con smartphone es de un 65% del cual solo un 7% adquiere bienes de consumos físico a través del móvil, mientras que cercano a un 40% usa más su teléfono para comprar contenido digital para su dispositivo, adquirir entradas por anticipado o poder acceder a descuentos.

Más del NFC y el vending

En este blog hemos venido bastante tiempo hablando sobre la tecnología NFC, recordemos que corresponde a las siglas Near Field Communication y se trata de una tecnología inalámbrica que permite el intercambio de datos entre dispositivos.

En varios países de Europa, la tecnología NFC está implantada entre los usuarios de máquinas expendedoras, y sigue en aumento. La expansión dependerá de la disponibilidad comercial de más teléfonos móviles que dispongan de estos chips.

 

NFC máquina vending

 

Actualmente sí que podemos decir que el uso está algo más limitado debido a que son pocos los terminales móviles que permiten el uso, entre los dispositivos Android están:

  • Samsung Galaxy Nexus
  • Samsung Galaxy SII (no todos sus modelos)
  • Samsung Galaxy Note (no todos sus modelos)
  • HTC One X

Por ahora las marcas solo incorporan NFC en sus teléfonos de más alta gama.

Según previsión de varios estudios, se cree que a finales de este año 2012 haya más de 80 modelos diferentes (asequibles y no tan asequibles) de teléfono que acepten este medio de pago. También hay que destacar los nuevos modelos de negocios entre operadores de telefonía y proveedores de servicios de pago para poder llevar por el buen camino todo ello.

Pero vamos a centrarnos más en el vending, la tecnología NFC no solamente será un método de pago. Será un método de comunicación entre consumidor y empresa, un smartphone abre un mundo de posibilidades desde el cual incluso se podría gestionar problemas con la máquina del estilo: “producto bloqueado en la espiral de la máquina” a “quejas y sugerencias”.

Hace tiempo comentamos en otra entrada del blog que para los Juegos Olímpicos de Londres se pondría en funcionamiento, esperamos tener pronto buenas noticias, ya que podría significar el acercamiento a España.