Reverse vending: Real Club Náutico de Gran Canaria

No es la primera vez que nos hacemos eco de este tipo de máquinas en nuestro blog, ya en antiguas publicaciones comentábamos algún dato y características sobre ellas.

Reverse vending

Más datos del reverse vending

Aunque podéis contar con los enlaces anteriores para tener más información disponible, básicamente las máquinas de reverse vending lo que hacen es aceptar envases de bebidas (ya utilizados) y devolver a cambio dinero para el usuario, creando así un ciclo de consumo.  Su funcionamiento es sencillo, una vez el usuario coloca el envase vacío en la abertura de recepción de la máquina, el sistema interno hace pasar la bebida hacia un sistema de escaneo, donde identifica y determina en qué contenedor debe procesarse, ser aplastada y finalmente almacenada.

En España ya ha quedado clara la posición en cuanto a la gestión de residuos en la industria del vending y el sector no da la espalda a las nuevas tendencias ecológicas. Sin olvidar por supuesto el impacto publicitario, ya que se obtiene una superficie de anuncio adicional.

Hoy nos complace añadir algunas fotos de este tipo de máquina instalada en uno de nuestros clientes; el Real Club Náutico de Gran Canaria, donde ha tenido una gran acogida por parte de sus usuarios y poco a poco se ha ido fomentando el uso entre ellos.

Su uso es el siguiente: al consumir en la máquina de café (que se encuentra justo al lado de ésta), tanto si el monedero devuelve cambio como si no, se expende una ficha. Una vez el usuario haya terminado su consumición puede hacer uso de esta ficha en la máquina de reciclaje depositando el envase ya vacío, donde le será devuelto a través de la misma parte del importe de la consumición.

 

Traslados en metro a cambio de botellas PET

La empresa pública propietaria del metro de Pekín ofrecerá a sus pasajeros la posibilidad de pagar el viaje a cambio de botellas de plástico vacías. Creando así una contribución para preservar el medio ambiente y a la vez intentar dar un ahorro en la economía del pasajero.

 

Pago con botellas PET en el metro de Pekín

 

Cuatro máquinas de recogida de envases han sido instaladas en dos de la estaciones de metro del país chino, coincidiendo con la línea 10 del transporte. Por cada botella, el pasajero recibe una cantidad que al cambio en nuestra moneda estaría comprendido entre 0,04 – 0,11 euros, lo que haría que con 15 botellas tenga suficiente para moverse por entre las 8 líneas y 105 estaciones disponibles.

Las botellas una vez son recogidas por la máquina, son enviadas de forma automática a una planta de procesamiento. Aunque este servicio a día de hoy se encuentra en una fase de adaptación y pruebas, se espera que en breve se vaya implementando en todas las paradas del metro de Pekín y se extienda a las estaciones de autobuses.

Más datos del reverse vending

En España ya ha quedado clara la posición en cuanto a la gestión de residuos en la industria del reverse vending, no solo se está ante un modelo de negocio que avanza, que ya de por sí es un dato muy importante para los tiempos que corren, además está ganando en competitividad y rentabilidad para hacer productos más interesantes.

El sistema en máquinas automáticas que compacten los envases crearía una nueva cultura de reciclaje entre los consumidores que mejoraría las tasas de recogida de residuos y seguiría los buenos datos que ya se dan en otros países de Europa.

EuroCompact EB/1Sistemas como el de EuroCompact han demostrado que se puede llegar a la eficiencia ecológica que tanto desean las empresas, con sistemas económicos y eficaces. Ya en la misma máquina empiezan a clasificarse los residuos en función de la procedencia y el volumen que ocupen. Su estructura de acero impide la fuga de líquidos y olores que puedan llegar a ser molestos.

Reverse vending

El sector del vending no da la espalda a las nuevas tendencias ecológicas, de crecimiento sostenible y reutilización de recursos. La industria reverse vending; trata de máquinas especializadas en la gestión de residuos de los productos que se distribuyen en la venta automática. Ya sean plásticos, vidrios o latas, todos tienen una función en la cadena de la distribución alimenticia, una vez consumido: ayudar a la conservación del medio ambiente y ganar en concepto de responsabilidad.

Las empresas que se han especializado en fomentar estas máquinas plantean sus líneas de negocio como puntos de recogida que incrementen las posibilidades de reciclar por parte del consumidor y como nuevo servicio que pueden prestar las empresas de vending.

 

Reciclaje

 

La rentabilidad se empieza a hacer visible en los negocios de este tipo. En primer lugar vendiendo directamente la máquina a las empresas, existiendo muchos beneficios en el ahorro de costes en materias primas y profundizando en el mundo y la cultura del reciclaje. Y en segundo lugar porque se ha convertido en un gran soporte publicitario.

El sector espera un impulso importante con la tramitación de la Ley de Residuos, en la que se intenta recoger ciertos grados de obligación para dotar de más mecanismos a la expansión de la industria.

Todo esto sin olvidar por supuesto el impacto publicitario. La empresa dispone de más superficie para anunciar sus productos, además de reafirmar su compromiso con la cultura ecológica.