Información sobre la nueva Biblioteca Insular de Gran Canaria

El pasado 27 de noviembre el presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna, inauguró las nuevas instalaciones de la Biblioteca Insular, tras las obras de ampliación y rehabilitación llevadas a cabo con el objetivo de ofrecer la totalidad de los nuevos servicios y espacios a través de las 3 plantas integradas. La nueva Biblioteca Insular no sólo permitirá dar respuesta a las necesidades de los más de 26.000 socios del centro que disfrutarán de sus instalaciones, sino a las de los casi 80.000 usuarios que utilizan al año sus dependencias.

La ampliación asimismo ha permitido aumentar considerablemente los puestos de consulta de los que se disponía: de los 167 se pasa a los 384 puestos. Los usuarios contarán con 100 terminales de ordenadores, 35 lectores de imagen y 36 lectores de sonido, 18 lectores e-books, 4 consolas y 2 lectores de códigos de barras, entre otras herramientas tecnológicas. Aunque la biblioteca dispondrá de un espacio (Sala Multimedia e Internet) que concentará un buen número de ordenadores (aproximadamente 25), en todas las mesas de la biblioteca se combinará el puesto de lectura tradicional y el dotado con un ordenador.

La aplicación informática ABSYSNET (Sistema Integrado de Redes de Biblioteca) seguirá siendo la herramienta básica para procesos como la catalogación de documentos, circulación en préstamos y peticiones de libros entre otras muchas funciones. El catálogo de la Biblioteca Insular forma parte del catálogo en la red de Bibliotecas de Canarias (BICA).

 

 

Las principales novedades que presenta la nueva Biblioteca Insular en lo que se refiere a los servicios y los espacios destinados a las distintas materias y grupos de edades, van más allá de duplicar e incluso triplicar (como el caso de la Sala de Pequeños y Jóvenes Lectores) el espacio de los mismos. Con la ampliación, también el Sótano será de acceso público, además de la terraza donde podrá encontrar nuestras máquinas expendedoras y disfrutar de un momento de relax.

También el espacio destinado a grupos o aulas de apoyo supone una novedad: la biblioteca dispondrá de tres aulas de apoyo que podrán usarse como aula de audición y/o visionado colectivo, reuniones de los clubes de lectura o para facilitar el estudio en grupo.

 

La aparición de más terrazas por la Ley Antitabaco

Las primeras consecuencias de la aplicación de la Ley Antitabaco, fue la incrementación de las terrazas en restaurantes y cafeterías, y este verano el dato ha sido bestial.

Como referencia la ciudad de Barcelona, por su potencial turístico y su sector hostelero. El consistorio barcelonés concedió 1.465 nuevas licencias para instalar terrazas en locales de hostelería el primer semestre de 2011, lo que respresenta un aumento del 62,7% respecto a las cifras obtenidas en el año anterior. La capital catalana cuenta ahora con nada más y nada menos que 3.800 terrazas autorizadas frente a las 2.335 del año pasado.

En estos tiempos, se ha hecho más flexibles las condiciones y se han abaratado las tasas para la petición de este tipo de licencias, ayudando al profesional de comercio a cumplir con la normativa contra el tabaco.

Y es que la Ley Antitabaco aprieta, pero no ahoga. La prohibición de fumar ha traído como resultado directo un alud de solicitudes de licencias para terrazas también en la capital de Las Palmas, solamente durante los primeros días del año se pidieron 15 nuevos permisos y se realizó más de una quincena de consultas.

 

Cierre de terrazas

 

En el Ayuntamiento afirman que no había habido nada parecido en los últimos años, ni siquiera cuando se abolió la tasa por la concesión de terrazas. Solamente en el año de 2010 se pidieron cerca de 100 permisos de nueva concesión, que se unieron a las 115 renovaciones, hasta sumar 215 concesiones. Pero el ritmo de principios de este año fue muy superior a la media de 2010, que era de 9 solicitudes mensuales, algo más de la mitad de las registradas solamente en el mes de estreno de la polémica normativa.

Y es que desde 2010, la Comunidad Autónoma de Canarias tiene 355 bares menos que en 2010 según datos del Instituto Nacional de Estadística, eso coloca a nuestra Comunidad Autónoma en la cuarta posición en el ranking de establecimientos de bebidas cerrados. El primer puesto es para Madrid, con casi 700 bares menos, seguida de Andalucía con 425 y Galicia con 370; pero el dato es más alarmante para las Canarias cuando tenemos en cuenta que en las tres Comunidades Autónomas nombradas anteriormente existe el doble de bares.

En cuanto a la separación por provincia, cerca de 265 corresponden a Las Palmas mientras que 320 corresponden a Santa Cruz de Tenerife.