El Café de Agaete se resiste a la pérdida de sus 200 años de historia

Con unas temperaturas que no bajan de 18 grados y unas excelentes condiciones tropicales, se cultiva un gran café con 200 años de tradición en el pequeño valle de Agaete en Gran Canaria. Este café presume de ser exclusivamente el único que se cultiva en Europa y se ha convertido en uno de los productos más exquisitos del sector primario en la isla de Gran Canaria.

La razón de ser un café de tanta calidad es el calor condensado del valle, la aclimatación de la planta a las condiciones del terreno y que los cafetales están rodeados de naranjeros, aguacateros y mangos, entre otras frutas tropicales. Allí cultivan el café a tan solo 400 metros de altitud, en contra de otros lugares del mundo que necesitan de 800 a 1300 metros.

 

Café de Agaete

 

La producción actual de café en Agaete ronda las tres toneladas, pero la meta de sus cultivadores es duplicar esa cifra a corto plazo. El resultado final que se quiere obtener es que sea un café muy aromático y agradable, propios de la variedad que se cultiva en el valle, que ofrece aromas con mucha persistencia en boca, ya que el sabor persistirá entre 30 y 45 minutos.